Síguenos en:

Poda de árboles: Cuándo y por qué

Ya sea que  tengamos un amplio parque repleto de árboles o solo uno árbol enorme y solitario en el patio trasero o frontal, es muy importante saber cuándo y por qué se debe realizar la poda de árboles.

Consejos básicos para la poda de árboles

En la nota de hoy haremos mención de cuándo podemos hacer la poda de árboles nosotros mismos y cuando deberíamos contratar una empresa de poda en altura, en qué época conviene hacerlo y en qué condiciones debemos podarlo de manera urgente, sin importar la época. Y también transitaremos por algunos consejos que deberíamos siempre tener en cuenta.

Razones para recortar o podar un árbol

Las razones para que nos decidamos a realizar la poda de árboles, usualmente incluyen alguna de las tres siguientes:

Estética

La poda de árboles sin duda nos ayuda a mantener su forma y apariencia, pero es importante saber que no debemos “imponer” nuestros caprichos e ir en contra de la “forma natural” de crecimiento del árbol en cuestión, ya que si nos excedemos en los recortes, podríamos estar dañándolo seriamente en vez de beneficiarlo.

Seguridad

Las ramas débiles, rotas o muertas podrían caer en cualquier momento con el consecuente riesgo en la seguridad de los bienes y las personas, sobre todo si acostumbra a soplar el viento fuertemente en nuestra zona.  Otra cuestión que influye en la seguridad, es si por ejemplo, el árbol está en la acera y obstruye la visión general o los carteles de tránsito que pudiese haber. El crecimiento excesivo en altura, también puede chocar contra cables de servicios provocando problemas.

Salud

Mantener la salud de estos seres vivos tan importantes para nuestra propia supervivencia es también una razón primordial para decidir podarlo o recortarlo. Muchas veces incluso es posible salvar un espécimen, eliminando ramas infectadas o enfermas. La poda de árboles con la intención de “ralear” o “adelgazar” la copa del mismo, también ayuda a mejorar el flujo de aire y evita el roce entre ramas.

Lo hago yo o busco un profesional de poda en altura


La realidad es que si hablamos de un árbol o palmera, hablamos de poda en altura, Si tenemos que poner una escalera para acceder a las ramas que debemos cortar, estamos “podando en altura” y deberíamos tomar un montón de precauciones para hacerlo.

Es por ello que cuando se trata de árboles altos y viejos, siempre recomiendo contratar a un profesional o bien hacer algún curso de este tipo de podas. Es importante considerar que las ramas tienen su peso y una “lógica de caída”, no podemos hacer una poda en altura sin saber si la rama caerá sobre el techo de la casa y hará un desastre.

Lo mismo pasa con nuestra propia seguridad, si el árbol, además de ser alto, tiene muchas ramificaciones, será difícil acceder a las ramas que queremos podar, por lo cual deberíamos usar por ejemplo un arnés y muchas sogas, para evitar caernos nosotros y que caigan con demasiada fuerza las ramas que estamos cortando.

El uso de motosierras también tiene su riesgo, son maquinarias relativamente pesadas y difíciles de manejar cuando estamos realizando una poda en altura, por eso, una vez más, si necesitas realizar la poda de árboles altos y grandes, te recomiendo contratar un profesional que sepa lo que hace y que tenga las herramientas y el conocimiento necesario para hacer el trabajo correctamente y de forma segura.

Consejos generales y básicos para la poda de árboles

Los siguientes consejos y técnicas te servirán de guía tanto si estás planeando la poda de árboles, como si sólo quieres informarte un poco más acerca de los procesos.

  • La gran mayoría de las veces, el mejor momento para la poda de árboles, es durante el período de latencia. La única excepción para realizar esta tarea en otro momento de la temporada, es cuando existe algún peligro.
  • Hay una especie de regla (aunque no es a rajatabla) en el tamaño de las ramas a podar, por ejemplo, si la rama tiene un diámetro de unos 5 cm, es totalmente seguro eliminarla, si el diámetro va de los 5 a 10 centímetros, lo más probable es que no sea conveniente hacerlo, aunque a veces hay causas que justifican la eliminación de este tipo de ramas. Si las ramas en cuestión tienen más de 10 centímetros diámetro, definitivamente, no deberíamos podarlas salvo que tengas una muy buena razón para hacerlo, como una cuestión de seguridad.
  • Solo se cortan o eliminan ramas que tienen ángulos estrechos y débiles en forma de “V”, se deben conservar aquellas ramas con ángulos fuertes y en forma de “U”.
  • Una vez terminada la poda, la copa del árbol debería representar dos tercios de la altura del mismo.
  • Siempre debemos tratar de hacer podas (tanto de mantenimiento como de formación) cuando las ramas son jóvenes, ya que son mucho más fáciles de manejar y además evitamos provocar cicatrices profundas en el árbol.

Si lo que estamos buscando es ralear y oxigenar la copa de un árbol, ten en cuenta lo siguiente:

  • Intenta mantener las ramas laterales espaciadas de forma uniforme, especialmente si es un árbol joven.
  • Poda aquellas ramas que se entrecruzan o fuerzan entre sí.
  • Nunca quites más de una cuarta parte de la copa a la vez, si necesitas podar más de eso, intenta dividir la poda a lo largo de dos o más años.

Si la copa del árbol se inicia demasiado pronto, es decir, tenemos ramas muy bajas que molestan a los peatones o tapan carteles de la acera:

  • Debemos lograr que la copa del árbol ocupe dos tercios del alto total del árbol.
  • Si quitamos demasiadas ramas de la parte inferior, es muy probable que el árbol en cuestión no sea capaz de desarrollar un tallo fuerte.

Recuerda que si se trata de poda de árboles, hablamos de poda en altura, si puedes permitírtelo, contrata a un profesional que sabrá tomar todas las precauciones necesarias para que nadie salga lastimado.

Si vas a hacerlo tu porque el presupuesto no te lo permite, ten cuidado, estudia bien la copa del árbol y que ramas se deberían cortar, a veces son ramas muy jóvenes que no insumen un gran esfuerzo, pero otras puede tratarse de ramas muy pesadas cuya caída puede lastimar, como dije antes, bienes y personas, así que siempre, evalúa bien si es algo que puedes hacer tu mismo.