Síguenos en:

Qué es la jardinería y tipos de jardinería

El ornato de espacios públicos o privados es el uso más frecuente que se le da a la jardinería.

Podemos definir a la jardinería como el conjunto de prácticas y técnicas destinadas a cultivar jardines, bien sea de especies alimenticias como las verduras y los frutos o especies netamente estéticas como las que brindan flores, atractivas por su colorido.

Sin embargo, el cultivo de vegetales para la alimentación, se relaciona más con la práctica agrícola bien sea en pequeña o gran escala, mientras que a la jardinería se le asocia en mayor grado con el ornamento de edificaciones particulares y públicas, incluso en ambientes de gran escala como avenidas, corredores viales y autopistas.

A lo largo de la historia ha quedado demostrado el interés del ser humano por el desarrollo de la jardinería, a tal punto que su desarrollo no es ajeno a las  costumbres y culturas en los cinco continentes.

En la clasificación de la jardinería, podemos encontramos la jardinería de interiores, destinada a espacios internos de casas o edificios y hasta apartamentos donde se amerita el uso adecuado de especies adaptadas a espacios pequeños.

La jardinería de parques, desarrollada en espacios más grandes y donde se pueden exponer diversas especies de plantas y árboles de mayor envergadura y despliegue.

En la jardinería oriental, destaca el cultivo del bonsái. Aunque su origen radica en China, está muy arraigado en el Japón y se caracteriza por el cuidado de especies de dimensiones reducidas, pero que ameritan de gran cuidado y esmero para su conservación.

En la jardinería tradicional, existen variedad de especies adaptadas a los climas del país o región donde se desarrolla y se destaca por la siembra de especies autóctonas, propias del lugar.

Muchos países poseen los denominados jardines botánicos, espacios para la preservación de la flora típica o de otras naciones. Generalmente se despliegan en grandes lotes de terreno o hectáreas y son útiles para el estudio de los ejemplares y el sano esparcimiento al aire libre. 

Los jardines son una suerte de centros ecológicos, generadores de oxígeno, donde además de preservar especies botánicas, también sirven de ecosistema a diferentes clases de fauna silvestre e insectos en constante interacción.

Fuente original | infoguia.com